Testimonios

Testimonio Juana

No tenia conocimiento de Dios, pero cuando mi hija de 1 año y medio se enfermo cayo al hospital por un mes y medio, comencé a ir a la iglesia y a conocer a Dios, luego de un tiempo a través de un sueño el padre que mostró que se llevaría a mi hija, pero que tenia que presentarla, lo hicimos y a la semana falleció.
La vestí completamente de blanco pero sin zapatos, en ese tiempo no teníamos dinero, pero Dios hizo su obra y abrió puestas para poder darle una sepultura bonita.
Cuando volví a casa ese día entré en una desesperación grande, me torturaba la idea de que había enterrado a mi hija viva y solo quería corres a buscarla, pero luego le pedí a Dios que si el la tenia, que me diera la tranquilidad y paz que necesitaba y toda esa aflicción se fue.
Al otro día la persona que vivía en la iglesia nos llamó para contarnos que en la noche al bajar al templo a buscar su biblia se abrió la puerta de la oficina, de donde irradio una luz inexplicable y que de ella salio una niña de la mano de alguien que no se veía, vestida de blanco y descalzo, la que le pidió que le contará a su madre que estuviera tranquila, que ella estaba con su padre y que estaba bien, que no sufriera, luego de eso retrocedió y se cerró la puerta.
De ahí nunca más me alejé de Dios, entendí que con el todo lo puedo y sin él nada soy.

Juana Andrades.