Estudios Bíblicos, Salvación

Clase 3 – ¿Puede un cristiano perder la salvación?

4 COLUMNAS:
SALVACIÓN, GRACIA DE DIOS, IGLESIA Y VIDA ETERNA.

 

PRIMER COLUMNA – LA SALVACION

El plan de salvación: ¿De que somos salvos?

Introducción

El plan de salvación

Si Dios envío a su hijo para que fuésemos salvos, entonces necesitamos saber «de que hemos sido salvados». Solo alguien con el conocimiento total y profundo de su salvación puede rescatar a los que están perdidos.

Si hay un plan de salvación entonces también hay perdidos (sentenciados) y la Biblia dice que son muchos. A veces no valoramos en su plenitud del grado de castigo que por amor, gracia y misericordia Dios nos rescató. El hecho de que Jesús apareciera en nuestro camino es la evidencia que nos amó.

¿QUE ES SALVACIÓN?

La salvación es liberación. Todas las religiones del mundo enseñan que necesitamos ser liberados, pero cada una tiene un entendimiento diferente de lo que necesitamos ser liberados, por qué necesitamos ser liberados, y cómo se puede recibir o lograr esa salvación. Sin embargo, la biblia deja muy claro que sólo hay un plan de salvación.

Lo más importante que hay que entender sobre el plan de salvación es que es el plan de Dios, no el plan de la humanidad. El plan de salvación de la humanidad consistiría en observar rituales religiosos, obedecer ciertos mandamientos o alcanzar ciertos niveles de iluminación espiritual. Pero ninguna de estas cosas son parte del plan de salvación de Dios.

¿POR QUÉ NECESITAMOS SER SALVOS?

En el plan de salvación de Dios, primero debemos entender por qué necesitamos ser salvos.

En pocas palabras, necesitamos ser salvos porque hemos pecado.

– La biblia declara que todos han pecado (Eclesiastés 7:20Romanos 3:231 Juan 1:8).

– El pecado es rebelión contra Dios. Todos elegimos (VOLUNTARIAMENTE) decididamente hacer cosas que están mal. El pecado daña a otros, nos daña a nosotros y, lo más importante, deshonra a Dios.

– La biblia también enseña que, debido a que Dios es santo y justo, no puede permitir que el pecado quede impune. El castigo por el pecado es la muerte (Romanos 6:23) y la

separación eterna de Dios (Apocalipsis 20:11-15). Sin el plan de salvación de Dios, la muerte eterna es el destino de todo ser humano.

¿QUIÉN ME PUEDE SALVAR?

En el plan de salvación de Dios, Dios mismo es el único que puede proveer para nuestra salvación.

– Somos totalmente incapaces de salvarnos a nosotros mismos debido a nuestro pecado y sus consecuencias.

– Dios se hizo un ser humano en la persona de Jesucristo (Juan 1:114).

– Jesús vivió una vida sin pecado (2 Corintios 5:21Hebreos 4:151 Juan 3:5) y se ofreció a sí mismo como un sacrificio perfecto por nosotros (1 Corintios 15:3Colosenses 1:22Hebreos 10:10).

– Ya que Jesús es Dios, Su muerte fue de valor infinito y eterno.

– La muerte de Jesucristo en la cruz pagó completamente por los pecados del mundo entero (1 Juan 2:2).

– Su resurrección de entre los muertos demostró que Su sacrificio era en verdad suficiente y que la salvación está ahora disponible.

¿DE QUE MANERA PUEDO SER SALVO?

En Hechos 16:31, un hombre le preguntó al apóstol Pablo cómo ser salvo. La respuesta de Pablo fue: «Cree en el Señor Jesucristo y serás salvo».

– La manera de seguir el plan de salvación de Dios es creer. Ese es el único requisito (Juan 3:16Efesios 2:8-9).

– Dios ha provisto para nuestra salvación por medio de Jesucristo. Todo lo que debemos hacer es recibirla, por fe, confiando plenamente sólo en Jesús como Salvador (Juan 14:6Hechos 4:12). Ese es el plan de salvación de Dios.

¿HAY ALGUN IMPEDIMENTO PARA SER SALVO?

No hay ningún impedimento, pecado imperdonable, madlicion, religión o razonamiento humano alguno para no ser salvo.

Debido a nuestro pecado, no podemos de ninguna manera ganar la salvación pero tampoco hay impedimento alguno para que no recibas la salvacion.

Somos absolutamente incapaces de pagar nuestra deuda de pecado a Dios o de limpiarnos de nuestro pecado. Sólo Dios podría lograr nuestra salvación, y así lo hizo.

a Cristo como su Salvador. Sí, los cristianos deben apartarse del pecado. Sí, los cristianos deben comprometer sus vidas a obedecer a Dios. No obstante, estos no son pasos a la salvación. Son resultados de la salvación.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *